Dos meses

Entro a WordPress pensando en escribir algo y por casualidad lo hago cuando hace dos meses justos que escribí la entrada anterior, que hablaba sobre la tristeza. La casualidad hace que entre con la intención de escribir sobre cómo la tristeza no ha vuelto, así que tengo un doble motivo: contarlo y hacerlo hoy.

La tristeza no ha vuelto. No sé cómo ni por qué, pero desde luego no parece que esté siendo una racha buena, sino un cambio de verdad. Algo duradero. Y me lo sigo sin creer del todo, no os voy a engañar.

Obviamente no vivo todos los días en una eterna nube rosa, pero sigo estando bien, estable, motivada, con ganas de hacer cosas y no en una constante pelea con el mundo y con una sensación permanente de querer estar en otra parte, que tampoco se sabe cuál es.

Espero que dure, que he cambiado la descripción que tengo aquí y, bueno, eso es un paso grande, eh.

Besos.