La gota que colma el vaso

A ver cómo cuento esto.

El viernes salimos unos cuantos del trabajo porque un compañero, lo vamos a llamar C., se va de estancia tres meses. C. es alguien con quien me llevo (llevaba, en realidad) bien a pesar de su manía de picarme (las palabras son suyas).  Por qué alguien disfruta picando a otra persona sabiendo que la otra persona puede llegar a saltar es algo que se me escapa, pero digamos que sorteaba esa parte con cierta habilidad.

Sorteaba.

El caso es que yo siempre me hago la misma pregunta: “¿Qué necesidad hay?”

El problema de andar haciendo tonterías es que un día una de esas tonterías te revienta en la cara. No tienes por qué liarla demasiado, no tienes por qué decir algo muy ofensivo, simplemente tienes que agotar la paciencia de alguien. Ya sabéis, la gota que colma el vaso.

El tipo ni siquiera sabe que ha colmado el vaso. Sólo sabe que en un momento determinado del viernes yo me di la vuelta y me fui a mi casa. Ni siquiera creo que el hecho de que no me despidiera (no vamos a vernos en los próximos tres meses) le resultara llamativo. Lo que viene siendo un inconsciente.

El caso es que yo siempre me hago la misma pregunta: “¿Qué necesidad hay?” De ser gilipollas, de forzar las cosas, de picar a la gente para ver si salta o cómo o cuándo lo hace.  De hacer todo eso sin plantearse qué pasa con la otra persona. De ser un irresponsable, un inadaptado y un bocazas.

Hasta aquí. La próxima vez que hablemos seremos únicamente compañeros de trabajo y los comentarios personales y las confianzas estarán fuera de lugar. Ya me encargaré de que lo sepas.

Salidas

Hace unos días (antes de Semana Santa, unas dos semanas) alguien hizo un comentario que me molestó mucho. No por la intención, que no era mala, sino por el comentario aplicado al contexto.

Pero yo no venía a hablaros de eso.

El señor que hizo el comentario y yo llevábamos hablando un tiempo y habíamos intentado coincidir varias veces sin ningún tipo de éxito. Hubo un momento en el que eso me causaba cierta frustración. Pero soy comprensiva y tampoco dispongo que mucho tiempo, así que opté por no darle excesiva importancia y dejar que las agendas de cada uno siguieran su curso. Igual que no es fácil quedar conmigo, puede no serlo quedar con otra persona.

El caso es desde esa conversación, la del comentario que me molestó, no hemos vuelto a hablar. Y antes hubo también unos días de silencio. Y no es que me dé igual, es que a veces las cosas sencillamente se mueren o se olvidan. Las personas pierden importancia, protagonismo o brillo a base de expectativas frustradas. O perdemos el interés en ellas. En algunas, claro.

Y está bien así.

También hay personas inolvidables e irremplazables. Personas que están ahí, que dejan su marca aunque no hables con ellas.

No es el caso. O no lo parece.

Os dejo una canción.

Besos y cosas buenas para todos/as.

Tiempo y cansancio: resumen del segundo semestre 2017-2018

Este semestre, igual que el anterior, he cogido cuatro asignaturas. Como todavía tenemos bisemestralización he tenido que elegir entre las asignaturas disponibles, que no me parecían la hostia precisamente y, bueno, no sé si por eso estoy algo más cansada o desganada que el semestre pasado.

Me gustaría poder ir al gimnasio dos días por semana, porque desde que empecé en serio con las clases de body-pump no sólo he perdido peso y ganado algo de masa muscular, sino que he cogido mucha fuerza y elasticidad en las piernas y eso me está ayudando muchísimo en las clases de Bollywood. El caso es que no tengo tiempo. O siento que no lo tengo, porque los jueves (que es el otro día que hay clase de body-pump) llego a casa tan cansada que ni voy al gimnasio ni estoy en condiciones de estudiar mucho más de una hora.

Una de las asignaturas que tengo es estadística, que me está gustando mucho. Me gustaría poder dedicarle algo más de tiempo o tiempo de más calidad, pero aún así estoy aprendiendo bastante. Es un poco lo que me pasó con Análisis Documental, que la disfruté muchísimo, pero me hubiera gustado disfrutarla más.

Pero me gustaría tener algo más de tiempo o algo menos de cansancio.

O las dos cosas.

Besos y cosas bonitas para todos/as.