Salidas

Hace unos días (antes de Semana Santa, unas dos semanas) alguien hizo un comentario que me molestó mucho. No por la intención, que no era mala, sino por el comentario aplicado al contexto.

Pero yo no venía a hablaros de eso.

El señor que hizo el comentario y yo llevábamos hablando un tiempo y habíamos intentado coincidir varias veces sin ningún tipo de éxito. Hubo un momento en el que eso me causaba cierta frustración. Pero soy comprensiva y tampoco dispongo que mucho tiempo, así que opté por no darle excesiva importancia y dejar que las agendas de cada uno siguieran su curso. Igual que no es fácil quedar conmigo, puede no serlo quedar con otra persona.

El caso es desde esa conversación, la del comentario que me molestó, no hemos vuelto a hablar. Y antes hubo también unos días de silencio. Y no es que me dé igual, es que a veces las cosas sencillamente se mueren o se olvidan. Las personas pierden importancia, protagonismo o brillo a base de expectativas frustradas. O perdemos el interés en ellas. En algunas, claro.

Y está bien así.

También hay personas inolvidables e irremplazables. Personas que están ahí, que dejan su marca aunque no hables con ellas.

No es el caso. O no lo parece.

Os dejo una canción.

Besos y cosas buenas para todos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *