2010: un divorcio y una cuenta de Twitter

En 2010 me divorcié. Fue lo mejor que pudo pasar y quiero pensar que era cuestión de tiempo que sucediera. Tuvo un punto de telenovela de sobremesa y no fue fácil, pero sí fue más o menos rápido. Mistakes were made, pero esa es otra historia.

Aunque parezca contradictorio, hubo un componente bastante grande de vergüenza después, al menos para mí, motivado por la sensación de haber fracasado en algo importante. Tomas una decisión y esperas que salga bien, que los astros y el universo se conjuren. No lo haces conscientemente, pero lo haces. Proyectas una imagen de pareja feliz y luego tienes que decir “Te comento: me estoy divorciando”  y ver las caras de sorpresa de la gente que te rodea porque nadie se lo esperaba. Yo no quería decirlo, no quería asumir que bajo esa apariencia de pareja feliz había mil cosas que no funcionaban.

En ese momento estaba yendo a terapia y fue entonces cuando me di cuenta de que tenía un terapeuta horrible, así que lo dejé y volví al estilo “self-made maid” de hacer las cosas.

Unos días antes del desastre, de la parte de telenovela de sobremesa, me hice una cuenta de Twitter. En ese momento Twitter te preguntaba “¿Qué está pasando?”. Mi primer tuit respondía a esa pregunta: “Nada”.

Sé que suena muy banal y que lo habrán dicho mil personas ya, pero Twitter me cambió la vida: me puso al alcance de los ojos a muchas personas que pensaban o sentían de una manera en la que yo también pensaba o sentía, así que me sentí un poco más acompañada y comprendida. Mi entorno en ese momento estaba lleno de gente cuyos objetivos se podrían resumir en “casa, familia, hipoteca, paella los domingos” y con las que era complicado debatir sin encontrar opiniones clasistas, xenófobas y cortas de miras, así que Twitter era una ventana por la que mirar y a través de la cual observar y aprender. Dejé de sentirme rara y empecé a sentirme un poco más normal.

2010 fue el año de “Veo lo que tú ves”. El año de aprender a recibir halagos y cumplidos, de aceptar que la visión amable y benevolente que tienen otras personas acerca de ti puede tener algo de verdad. Es algo que intento compartir con los demás, algo que intento explicar cuando creo que puede ser útil para otras personas. La visión amable y benevolente que tienen otras personas acerca de ti tiene algo de verdad.

El año de volver al mundo.

(Fue el año de otras muchas cosas, entre ellas esta canción, pero lo vamos a dejar aquí).