2014: un vestido amarillo y un nestea de maracuyá

Ese verano lo pasé con las ventas bajadas y sin música. Eso no es buena señal.

Además, el chico con el que salía me dejó justo el día que me había puesto mi mejor vestido. Justo el día que me había parecido que necesitaba ánimos y me puse a hacer el idiota en pleno centro de Madrid con un calcetín haciendo de marioneta.

También descubrí la definición de tregua en portugués. La primera acepción está tan llena de significado que podrías hacerte bolita en ella y olvidarte de todo lo que va mal.  https://dicionario.priberam.org/tr%C3%A9gua

La parte buena: empecé a encadenar trabajos. A partir de ahí, en ese plano, todo iría mejor poco a poco.

Había una canción que escuchaba ese día antes de salir de casa. Lástima que no recuerde el título.